Un esqueleto de Camptosaurus, apodado cariñosamente Barry, se subastará en París el próximo mes. Descubierto en Wyoming, EE. UU., en la década de 1990, el dinosaurio fue restaurado por primera vez por el paleontólogo Barry James en 2000, de ahí su nombre. Recientemente, el laboratorio italiano Zoic adquirió el esqueleto y realizó trabajos adicionales de restauración. Con una altura de 2,10 metros y una longitud de 5 metros, Barry es un espécimen excepcionalmente intacto, con el 90% de su cráneo y el 80% de su esqueleto en general conservado.

Según el subastador de Hotel Drouot, Alexandre Giquello, la completitud de Barry lo convierte en un hallazgo extremadamente raro. Los especímenes de dinosaurios en el mercado de arte son infrecuentes, con solo unas pocas ventas ocurriendo en todo el mundo cada año. De hecho, en abril de este año, un esqueleto compuesto de un gigantesco Tyrannosaurus Rex, compuesto por 293 huesos obtenidos de tres T-Rex diferentes, se vendió por 9,4 millones de dólares en una subasta en Zúrich. Esto demuestra el gran interés y valor que se le otorgan a estos fósiles.

El Camptosaurus era un dinosaurio herbívoro grande que existió durante los períodos del Jurásico tardío a principios del Cretácico. Con un precio de subasta esperado de hasta 1,2 millones de euros ($ 1.98 millones de dólares), su rareza y excepcional conservación contribuyen a su valor. Esta venta presenta una oportunidad para que los entusiastas de la paleontología y los coleccionistas adquieran una pieza destacada de historia natural. El esqueleto se exhibirá públicamente antes de la subasta, lo que permitirá a las personas interesadas maravillarse con esta maravilla de 150 millones de años de antigüedad.

Fuentes:
– Reuters
– ABC News