Un nuevo estudio publicado en el Journal of Geophysical Research: Planets ofrece una nueva explicación sobre los destellos de luz que ocasionalmente iluminan las nubes de Venus. Anteriormente se creía que eran rayos, sin embargo, esta investigación propone que estos enigmáticos destellos son en realidad meteoroides que se están quemando en la atmósfera de Venus.

Al parecer, aunque la NASA ha sugerido previamente que Venus podría tener más rayos que la Tierra, la presencia de rayos en Venus sigue siendo motivo de debate. Los rayos en la Tierra se monitorean detectando ondas de radio naturales, y misiones anteriores a Venus detectaron señales que se creyeron ser rayos. Sin embargo, misiones más recientes como Cassini de la NASA y Parker Solar no encontraron señales de radio de rayos.

En lugar de rayos, los investigadores ahora especulan que los destellos observados en las nubes de Venus podrían ser el resultado de meteoroides desintegrándose en la atmósfera del planeta. Venus tiene un ambiente extremadamente hostil, con temperaturas extremas y una atmósfera densa y tóxica llena de dióxido de carbono supercrítico y nubes de ácido sulfúrico.

Contando el número de destellos observados en el Observatorio Steward y el orbitador Akatsuki de Japón, los investigadores estimaron que entre 10,000 y 100,000 destellos ocurren anualmente. Proponen que estos destellos son similares a posibles impactos de meteoroides. La composición única de la atmósfera de Venus puede hacer que las bolas de fuego de estos impactos se quemen lo suficientemente brillantes como para ser detectadas.

Comprender estos fenómenos es crucial para planificar futuras misiones a Venus, especialmente a la luz de la evidencia reciente que sugiere posible actividad volcánica en la superficie del planeta. Si los rayos constituyen un peligro, se necesitaría protección para las sondas que intenten aterrizar en Venus o para aquellas flotando en su densa atmósfera durante un período prolongado.

En conclusión, el descubrimiento de que los misteriosos destellos en las nubes de Venus podrían ser meteoroides en llamas ofrece información valiosa para las futuras misiones al planeta. Si bien la presencia de rayos sigue siendo incierta, la posibilidad de meteoroides proporciona explicaciones alternativas para estos intrigantes fenómenos.

Fuentes:
– Journal of Geophysical Research: Planets