La disputa continua en la línea B de SUBTE

364024Antes de encontrarse con los metrodelegados, el gobierno porteño denunció que el problema de fondo es que los maquinistas “no quieren trabajar”. Los operarios se niegan a llevar las formaciones a las nuevas estaciones, Echeverría y Rosas, porque aseguran que son “peligrosas”

En la previa a una nueva reunión para destrabar el conflicto en la línea B del subte entre metrodelegados, representantes del gobierno porteño y la concesionaria Metrovías, desde PRO aseguran que los maquinistas “no quieren trabajar”.

Así lo aseguró el presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Juan Pablo Piccardo.

Los operarios mantienen este martes una nueva instancia de negociación por el servicio de la línea B, que permanece limitado entre las estaciones Leandro Alem y Los Incas porque los trabajadores se niegan a llevar las formaciones a las nuevas terminales, Echeverría y Rosas, a las que califican de “peligrosas”.

El encuentro arrancó a las 10 en la sede de la Subsecretaría de Trabajo porteña.

“Las estaciones están en perfecto estado para ser inauguradas y no hay ningún problema de seguridad para nadie, ni trabajadores ni pasajeros”, advirtió Piccardo.

En declaraciones a la radio La Red, el funcionario pidió que “prime el sentido común” y que “mañana” la línea B llegue hasta la estación Rosas -por el momento mantiene un servicio limitado entre Alem y Los Incas.

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) insistió en que se mantienen problemas de seguridad en las nuevas estaciones, entre los que se cuentan “riesgos eléctricos”.