Metro de Quito arrancó con la segunda fase de los estudios de contaminación subterránea para la línea uno

Metro de Quito arrancó con la segunda fase de los estudios de contaminación subterránea para la línea uno

Metro de Quito arrancó con la segunda fase de los estudios de contaminación subterránea en el trazado de la Primera Línea del Metro de Quito este 5 de enero en el sur de la ciudad. Los sondeos continuarán hasta el 27 de enero y servirán para tomar medidas correctivas, previas a la construcción del Metro.

“Este estudio nos permitirá saber qué niveles de contaminación tenemos en las diferentes capas del sueldo hasta llegar a los 17 metros de profundidad, que es la altura donde estará el túnel”, explicó Mauricio Anderson, Gerente General de Metro de Quito.

Las zonas seleccionadas para el estudio son cercanas a los lugares donde estarán las estaciones Morán Valverde, Solanda, La Pradera y La Carolina. “Metro de Quito realiza estos estudios para saber las condiciones y características del subsuelo y si encontramos valores alterados de compuestos orgánicos volátiles (COVs); se determinará posteriormente qué trabajos se deben realizar para trabajar de forma segura en la construcción del Metro”, agregó James Jaramillo, especialista de Seguridad industrial de Metro de Quito, quien tiene a su cargo la coordinación de esta labor.

Francisco Herrera, ingeniero en Geología, explicó que el proceso consiste en realizar una perforación de aproximadamente 10 centímetros de ancho y de 17 metros de profundidad. Las muestras de suelo son extraídas cada 60 centímetros, inicialmente se hace un estudio litológico, en el cual se determinan las características y estructura de las rocas para luego efectuar un análisis físico y otro de olores.

Posteriormente, las muestras son puestas en bolsas plásticas para ser valoradas con un dispositivo portátil que registra los compuestos orgánicos volátiles, elementos que son productos de combustión (gasolina, madera, carbón o gas natural). Finalmente son colocadas a baja temperatura para mantener sus características y ser enviadas al laboratorio para un análisis integral.

Para el trabajo en campo será necesario el cierre parcial de algunas vías de la ciudad. “Hemos coordinado con la AMT y con la EPMMOP para resguardar la seguridad y controlar el tránsito para que las afectación a la comunidad sean mínimas”, concluyó Jaramillo.

Erick Martínez, dueño de una ferretería ubicada en la Av. Rumichaca manifiesta que las molestias han sido mínimas. “Sé que el Metro de Quito pasará por esta avenida y la verdad si es que es para el progreso de la ciudad no tengo problema en que se hagan los trabajos aquí. El Metro es un gran proyecto para el transporte de Quito y será un gran desfogue para el tránsito”.

Los sondeos de suelo continuarán este 11 y 12 de enero en la Av. Colón y Ulloa y entre el 13 y 27 de enero las intervenciones serán en cinco puntos de la Av. Eloy Alfaro.